¿Te has fijado alguna vez en cómo se consume un cigarro cuando le das una calada? El papel se quema formando gusanitos que se dirigen hacia tí de forma sinuosa – comentó ella, clavando esos ojos azules casi antinaturales que me absorben cada vez que se cruzan con los míos. De fondo sonaba algún tipo de música ruidosa electrónica moderna, de esa que también satura. Y en mi cabeza, para mí, tarareaba la letra de una tonta cancioncilla pop demasiado romántica para el momento. Demasiados estímulos. Economía de la atención, que dicen los catedráticos.

No respondí a lo que me decía. Me limité a dar otra calada y, vizqueando, clavé mis ojos en el cigarro. Tenía razón. Son como gusanos. Volvió otra vez al ataque. – Es raro que algo que sabemos perfectamente que es tan malo, que no para de darnos señales de que nos va a matar, nos lave el cerebro de esa forma. – El sabor amargo y desagradable del humo en mi boca. Una luz que parpadea al fondo del salón. Una rubia comiéndose a besos a un chulo de barrio en el rincón más oscuro. Y sus ojos azules, enormes y exóticos. Demasiados estímulos otra vez. Tengo que filtrar.

Traté de centrarme. Responder intentando ser algo ingenioso, como cuando a ella le sorprendían mis respuestas. – Tienes razón. Debería dejarlo. Otra vez. – Ni un esbozo de sonrisa, normal. – Lo digo en serio. Déjalo ya. – Agacho la mirada otra vez. La cerveza se calienta sobre la mesa. Suenan tahures zurdos y canto en un susurro mental. El olor a champú que me recuerda a mañanas de sexo ya pasadas me hace levantar los ojos. Una morena de pelo rizado. Avanza directa hacia la mesa de la parejita. Se va a liar. Ella también se ha dado cuenta. Sus ojos azules miran detrás mío, hacia la escena que va a empezar. como se refleja la escasa luz en ellos. Que brillantes parecen. Me bloqueo con sólo pensarlos.

Unos cuantos gritos más tarde la morena ya se ha ido. El chulo está rojo. Su novia, o lo que fuera, bofetada mediante, tampoco está ya. Habrían pasado unos 15 minutos. 15 minutos sin cruzar palabra. 15 minutos de ella disfrutando de la función. 15 minutos de navegar en mi reflejo en sus pupilas, escuchando los gritos amortiguados dentro de mi cabeza, tratando inútilmente de no hacerles caso. – Hay que ser imbécil – Comenta ella al fin. – Pues sí, mira que ir al mismo bar con las dos… -. – Me refería a ponerle los cuernos con la guarra esa. – – Era mona. -. – ¿y qué importa?

No importa nada. Nada importa, la verdad.- No se qué pasó. Tal vez fue el cambio de música, o que la luz que parpadeaba se apagó por fin. O el vaso roto tras la barra al grito de “alegría” del camarero. Igual fue ver como el chulo, hundido al fin, agachó la cabeza. O simplemente fueron esos ojos que me interrogaban buscando una respuesta a una pregunta que no llegó a formular nunca. Realmente da igual lo que fuera, estaba sometido a demasiados estímulos. – No importamos ni tu ni yo. Hace ya demasiado tiempo que todo da igual, excepto una cosa. Una cosa con la que no puedo vivir. Me bloqueas y no sabes ni cómo lo haces. Nada importa ya. Los dos sabemos que hemos quedado hoy por última vez. – – Lo cierto es que sí. -. – Pues ya vale de hacer el paripé. parecemos críos. – . – Yo no quería que fuese así.- . – Yo no quería que fuese, simplemente. –

Se levantó y se marchó. Terminé mi cerveza caliente. Invité al chulo a una ronda sin que supiese quién le había pagado el trago y me marché, bajo una oportuna lluvia de marzo, pensando en esos ojos que nunca volvería a ver. Sólo me quedaba una pregunta – ¿se habrán vuelto rojos al llorar? –  Nunca sabré si lloró o si le dio igual. Yo lloré. Pero ya nunca me volvieron a saturar los estímulos. Sus ojos, al marcharse, liberaron casi todo mi cerebro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *